Non classé

La Organización Mundial de la Salud recomienda reprogramar el cannabis, proporciona claridad sobre el CDB

Los estados miembros de la Comisión de Estupefacientes de las Naciones Unidas (CND, por sus siglas en inglés) recibieron las recomendaciones de cannabis del Comité de Expertos en Drogodependencias (ECDD) de la Organización Mundial de la Salud , que se esperaban en diciembre , según informó Marijuana Business Daily  .

Se esperaba que la CND considerara reprogramar el cannabis en marzo de 2019 en su reunión anual, pero la demora en recibir las recomendaciones de ECDD puede llevar esa consideración a 2020 para proporcionar tiempo adicional para que los estados miembros las revisen.

El informe recomienda varios cambios en la forma en que se programa el cannabis, lo que podría tener implicaciones significativas para la industria del cannabis:

  • La programación del cannabis en las convenciones internacionales de control de drogas no sería tan restrictiva como lo es ahora, ya que se eliminaría de la Lista 4 de la Convención de 1961, la categoría reservada para las sustancias más peligrosas.
  • El THC en todas sus formas se eliminaría del Convenio de 1971 y se colocaría con cannabis en la Lista 1 del Convenio de 1961, simplificando significativamente la clasificación del cannabis.
  • Las preparaciones de CBD puro y CBD que contengan no más de 0.2% de THC no se incluirán de ninguna manera en las convenciones internacionales de control de drogas.
  • Las preparaciones farmacéuticas que contienen 9-THC, si siguen ciertos criterios, se agregarían a la Lista 3 de la Convención de 1961, reconociendo la improbabilidad de abuso.

MJBizDaily obtuvo y revisó una copia de las recomendaciones , que aún no se han hecho públicas, sobre cómo programar diferentes categorías de cannabis y sustancias relacionadas con el cannabis. Esos cambios incluyen:

•  Cannabis y resina de cannabis.

El informe recomienda que el cannabis y la resina de cannabis “se eliminen de la Lista 4 de la Convención Única sobre Estupefacientes (1961)”.

La Lista 4 de la Convención de 1961, la categoría más restrictiva, incluye sustancias peligrosas con un valor médico extremadamente limitado o nulo.

Si se sigue esta recomendación, el cannabis y la resina de cannabis permanecerán en el Anexo 1.

Al justificar el cambio, el ECDD señaló:

“Las pruebas presentadas al Comité no indicaron que la planta de cannabis y la resina de cannabis fueran particularmente susceptibles de producir efectos nocivos similares a los efectos de las otras sustancias en la Lista 4 de la Convención Única sobre Estupefacientes de 1961. Además, las preparaciones de cannabis han mostrado un potencial terapéutico para el tratamiento del dolor y otras afecciones médicas, como la epilepsia y la espasticidad asociadas con la esclerosis múltiple. De acuerdo con lo anterior, el cannabis y la resina de cannabis deben programarse a un nivel de control que evite el daño causado por el consumo de cannabis y al mismo tiempo no actúe como una barrera para el acceso y la investigación y el desarrollo de preparaciones relacionadas con el cannabis para uso médico “.

• Dronabinol (delta-9) y tetrahidrocannabinol (isómeros delta-9-THC)

El informe recomienda que el dronabinol y el tetrahidrocannabinol (THC y sus isómeros) se “eliminen de la Convención sobre Sustancias Psicotrópicas (1971) y se agreguen a la Lista 1 de la Convención Única sobre Drogas Narcóticos (1961)”.

Estas recomendaciones simplificarían la programación, agrupando todas las formas de THC en la misma categoría que el cannabis y la resina de cannabis.

Según el informe, los peligros asociados con el THC son similares a los del cannabis y la resina de cannabis, por lo que sería coherente tenerlos a todos juntos en la misma categoría.

El informe compara la reclasificación con la cocaína en la misma categoría que la hoja de coca y la morfina en la misma categoría que el opio.

En el caso de los isómeros delta-9-tetrahidrocannabinol, el movimiento también se simplificaría y daría consistencia.

“Debido a la similitud química de cada uno de los seis isómeros con delta-9-THC, es muy difícil diferenciar cualquiera de estos seis isómeros del delta-9-THC utilizando métodos estándar de análisis químico”, señala el informe.

•  Extractos y tinturas de cannabis.

El informe recomienda que los extractos y tinturas de cannabis se “eliminen de la Lista 1 de la Convención Única sobre Estupefacientes (1961)”.

El comité recomendó eliminar esta categoría de la Convención de 1961 porque los extractos y tinturas abarcan “diversas preparaciones con una concentración variable de delta-9 THC”, algunas de las cuales no son psicoactivas y tienen “aplicaciones terapéuticas prometedoras”.

•  Preparaciones de cannabidiol.

El ECDD finalizó previamente la revisión crítica de la CDB pura, recomendando que no se programedentro de las convenciones de control de drogas.

Quedaron dudas sobre los preparativos de la CDB que contienen algo de THC, en el que el informe aclaró su posición sobre:

“El Comité recomendó que se agregue una nota a pie de página en la Lista 1 de la Convención Única de Estupefacientes de 1961 para que diga: ‘Los preparativos que contienen predominantemente cannabidiol y no más del 0.2% de delta-9-tetrahidrocannabinol no están bajo control internacional'”.

El comité también señaló:

“El cannabidiol se encuentra en el cannabis y en la resina de cannabis, pero no tiene propiedades psicoactivas y no tiene potencial de abuso ni potencial para producir dependencia. No tiene efectos adversos significativos. Se ha demostrado que el cannabidiol es eficaz en el tratamiento de ciertos trastornos de epilepsia de inicio en la infancia resistentes al tratamiento. Se aprobó para este uso en los Estados Unidos en 2018 y actualmente está bajo consideración para su aprobación por la UE “.

• Preparaciones farmacéuticas de cannabis y dronabinol.

El Comité observa que actualmente hay dos tipos principales de medicamentos que contienen delta-9-THC:

  • Preparaciones que contienen tanto delta-9-THC como CBD, como Sativex.
  • Preparaciones que contienen solo delta-9-THC como compuesto activo, como Marinol o Syndros.

Debido a que “la evidencia sobre el uso de estos medicamentos que contienen delta-9-THC es que no están asociados con problemas de abuso y dependencia y que no se desvían para fines de uso no médico” y “para no impedir acceso a estos medicamentos “, el comité recomendó no incluir estos medicamentos en las categorías restrictivas del Anexo 1 de 1961 o del Anexo 2 del Convenio de 1971.

En cambio, se recomendó el Anexo 3, menos restrictivo, de la Convención de 1961:

“El Comité recomendó que las preparaciones que contienen delta-9-tetrahidrocannabinol (dronabinol), producidas ya sea por síntesis química o como una preparación de cannabis, se combinen como preparaciones farmacéuticas con uno o más ingredientes y de tal manera que el delta-9- “El tetrahidrocannabinol (dronabinol) no se puede recuperar por medios fácilmente disponibles o en un rendimiento que constituya un riesgo para la salud pública, se puede agregar a la Lista 3 de la Convención de 1961 sobre Estupefacientes”.

Autor

terragrow@hotmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *